Tratamiento de aguas

Tratamiento de aguas

El agua es uno de los recursos más fundamentales del ser humano. Todo el mundo tiene derecho a tener acceso al agua, a su saneamiento e higiene. Para que este servicio sea de calidad, es necesario realizar un tratamiento de aguas, un proceso donde se realizan varias operaciones diferentes, ya sean físicas, químicas o biológicas, para eliminar o disminuir la contaminación u otros elementos no deseables en las aguas. El objetivo de este procedimiento es conseguir agua con unas características que se adapten según las necesidades de uso, de ahí que el proceso varíe dependiendo del uso final. El agua cada vez es más necesaria, al igual que el tratamiento de las aguas, ya que hay mucha escasez de agua potable.

Tratamientos de agua potable

Para conseguir que el agua sea potable debe haber recibido un tratamiento que cumpla con todos los requisitos establecidos para que pueda ser consumida por el ser humano. El acceso al agua potable puede ser a través de diferentes fuentes, ya sean públicas, privadas o embotellada, y se obtiene de fuentes como los ríos, lagos o acuíferos. Este tipo de fuentes puede estar contaminadas y por eso deben recibir tratamientos de agua potable, para que se consuma sin que puedan afectarnos agentes dañinos. Estos tratamientos suelen seguir una serie de fases como la coagulación, floculación, sedimentación, filtración y desinfección. Cada país sigue diferentes pautas y criterios para estos tratamientos.

Tratamientos de aguas residuales

Los tratamientos de aguas residuales se realizan mediante procesos físicos, químicos o biológicos para eliminar o disminuir cualquier elemento contaminante presente en el agua y que pueda afectar a la salud del ser humano. Este tratamiento se puede emplear para varios fines, pero el objetivo es producir agua limpia o que se pueda reutilizar. Estas aguas son generadas por instituciones, residencias y locales industriales o comerciales, donde son tratadas mediante medios de depuración como los tanques sépticos o pueden reunir el agua y transportarla a través de tuberías o bombas al lugar de tratamiento municipal. Estos tratamientos están sujetos a las regulaciones y estándares locales, federales o estatales.

Tratamiento de aguas residuales primario

El tratamiento de aguas residuales primario es la primera fase del procedimiento, el cual consiste en separar y asentar los sólidos. Este proceso pasa por diferentes fases hasta completar el proceso. De forma que, se empieza por separar los sólidos grandes de la corriente de las aguas industriales o domésticas a través de un sistema de rejillas o pueden triturarse los materiales por un equipo especial. Después, se emplea un desarenador para separar los sólidos pequeños más densos como es la arena. Y a continuación se procede a una sedimentación primaria, se trata de remover rápidamente los sólidos sedimentables y flotantes, disminuyendo los sólidos suspendidos existentes y separándolos en el agua residual.

Tratamiento de aguas residuales secundario

Después de realizar el tratamiento primario, pasamos al tratamiento de aguas residuales secundario, consiste en depurar mediante una serie de procesos de materia biológica diluida en una masa biológica sólida con la utilización de microorganismos como las bacterias que se encuentren presentes en las aguas. De esta forma, se elimina la materia orgánica biodegradable y los compuestos que incluyen elementos nutricionales. Esta materia orgánica suele ser la fuente de energía y carbono que los microorganismo requieren para crecer, además de los nutrientes, especialmente que incluyan N Y P, y el oxígeno diluido en agua. Después del proceso de sedimentación secundaria, continúa el tratamiento terciario.

Tratamiento de aguas residuales terciario

Por último, se finaliza con el tratamiento de aguas residuales terciario, el cual consiste en probar procesos adicionales como la desinfección, filtración u otra técnica. En este proceso se lleva a cabo la coagulación-floculación y la decantación. De esta forma, elimina toda la carga orgánica residual y los restos de sustancias contaminantes de los anteriores tratamientos, como puede ser los nutrientes. Una vez realizados todos los paso anteriores, se pasa al último paso es el vertido final, donde puede devolver el agua de nuevo a su cauce para el abastecimiento agrícola, industrial o para que el agua sea potable para el individuo.

Tratamiento de aguas residuales domésticas

El tratamiento de aguas residuales domésticas, en este proceso se emplea un sistema de alcantarillado compartido por donde se eliminan las aguas, más conocidas como aguas grises y negras. Las aguas residuales se suelen tratar antes de que devuelva al medio ambiente para impedir que el individuo corra un riesgo para la salud. También pueden realizar otras opciones para eliminar las aguas grises como utilizarlas para regar las plantas, ya que éstas necesitan nutrientes para su crecimiento y estas aguas contienen esos nutrientes, aunque la sal y el jabón pueden afectar a las plantas, pero pueden utilizarse humedales artificiales y plantas acuáticas para que lo absorban y lo degraden.

Tratamiento de Agua para Control y prevención de la Legionella

La legionella es una enfermedad que aparece en forma de neumonía o una gripe. Puede aparecer por cualquier agua superficial porque es donde reside. Y se transmite mediante inhalación de pequeñas gotas de agua. Todas las instalaciones que no siguen un mantenimiento necesario provoca el estancamiento de agua donde se generan todos los factores que provocan la aparición de esta bacteria. Para evitar que aparezca esta bacteria es necesario realizar un tratamiento de agua para el control y prevención de la legionella. Se deben realizar revisiones periódicas, evaluaciones, tomar muestras, realizar limpiezas y desinfectar. Para ello, se necesita recurrir a una empresa como la nuestra.

Tratamiento del agua de la piscina

El agua de las piscinas contienen muchos microorganismos provocadas por los restos que deja el individuo. Por ello, es necesario tener una óptima calidad de agua. Hay numerosos sistemas de desinfección en el mercado para evitar que se generen microorganismos en el agua de la piscina. Para realizar un buen tratamiento del agua de la piscina es necesario emplear desinfectantes, bien manuales o químicos. Algunos de los sistemas manuales más comunes son el cloro, el hipoclorito de sodio y el bromo. Los automatizados pueden clasificarse en químicos (Bombas o sondas de control) y físico-químicos (difrolisis de sal, tratamiento de luz ultravioleta, electrólisis de sal u ozono). Además, debe haber un control de pH.

Empresas de tratamiento de aguas

Para obtener una buena calidad de agua es necesario realizar tratamientos de aguas. Nosotros ponemos a su disposición servicios de empresas de tratamientos aguas para realizar un buen mantenimiento e instalación del tratamiento de aguas, ya sea para aguas residuales o domésticas. Si buscas una solución, nosotros somos esa solución que estabas buscando. Se ofrece el tratamiento más adecuado para cada caso. Se emplean los mejores productos para realizar la mejor desinfección que puedan contener las aguas. Se cubre todas las necesidades para ofrecer una mejor calidad de agua, con un adecuado mantenimiento y saneamiento de las instalaciones de agua.