Fungicida

SOLUCIÓN EFECTIVA Y DURADERA 100% A TU PROBLEMA DE PLAGAS. 

CONTACTA CON LOS MEJORES EXPERTOS Y RECIBE PRESUPUESTO SIN COMPROMISO DE FORMA INMEDIATA

Solicita Presupuesto

Comprar fungicida

El fungicida también se conoce como herbicida o insecticida, y se emplea para la prevención y eliminación de microorganismos como los hongos, el moho o cualquier tipo de enfermedad que puede perjudicar a las plantas. Si tienes jardín en tu casa deberás cuidarlo muy a menudo, aunque muchas plantas acaban infectadas de igual manera, ocasionando un gran impacto económico. Si utilizas fungicidas podrás controlar la posible enfermedad que haya en el cultivo, aumentar su productividad, reduciendo los daños y mejorar la calidad del cultivo y su almacenamiento. Estos fungicidas pueden perjudicar la salud si no lo utilizas correctamente. Si deseas comprar fungicida para controlar tu plantación puedes encontrar en el mercado varios tipos en diferentes formatos, adaptados a cada uno de los cultivos.

Fungicida sistémico

El fungicida sistémico es uno de los productos que se utilizan para eliminar los hongos que se encuentran dentro de la planta. Se aplica de forma que el producto es absorbido por los estomas de las hojas y su sistema límbico es el que se encarga de repartir la sustancia por todo el cuerpo de la planta. Estos fungicidas se pueden aplican en el momento que vea algún síntoma de enfermedad o para fortalecer el desarrollo de la planta. Los fungicidas suelen ser de amplio espectro, pero algunas enfermedades se controlan mejor que otras. Existen varios tipos de fungicidas que se adaptan a diferentes enfermedades que afectan a la planta.

Fungicida ecológico

El fungicida ecológico es el producto que se encarga de eliminar los hongos que son perjudiciales para los cultivos. Para ello, emplean sustancias que se consiguen de la naturaleza, sin toxicidad para los animales o las plantas y respetando todo el entorno natural. Los hongos son una de las plagas que invaden a los cultivos, ya que necesitan de ellos para completar su cadena alimenticia. Unos se identifican mejor que otros. Son varios los tipos de hongos que afectan a los cultivos, los más conocidos son los oidios, mildius, royas y carbones. Cada uno de ellos afecta a diferentes cultivos. Algunos de los fungicidas que se usan son el caldo bordelés, cola de caballo o incluso el azufre.

Fungicida sulfato de cobre

El fungicida sulfato de cobre es el producto que se emplea para prevenir o  acabar con los hongos que provocan daños en las plantas y cultivos. Los agricultores lo usan, sobre todo, para prevenir una posible infección, prefieren evitar la enfermedad que curarla, y por ello utilizan fungicidas como el sulfato de cobre. Las cantidades de estos fungicidas deben tener las proporciones correctas, si excedes las cantidades pueden provocar graves problemas en la planta. Los hongos para vivir se alimentan de los nutrientes que contiene la planta. La solución se aplica con una mezcla de sulfato de cobre y agua hasta conseguir una solución homogénea y pulverizas desde las hojas al tallo.

Fungicida azufre

El fungicida de azufre es una sustancia química que se encarga de proteger a las plantas o cultivos frente a cualquier plaga o enfermedad. El azufre ha sido un fungicida muy eficaz para eliminar y controlar los hongos en los cultivos o plantas. Su actuación puede ser por contacto directo y a distancia. Se aplica, sobre todo, en hongos como el oídio, pero también para controlar los ácaros y algunos trips. El azufre se debe emplear cuando las temperaturas no sean altas, porque el efecto no será eficaz, y en cada cultivo se aplica de forma diferente. Existen diversos tipos de azufre como el coloidal, flor de azufre, azufre micronizado, azufre molido y azufre triturado.

Fungicida para madera

El fungicida para madera es un producto químico que se utiliza para tratar los posibles daños que sufre la madera tras la presencia de agentes degradadores. Cada tratamiento utiliza productos diferentes dependiendo del objetivo. Para acabar con los hongos xilófagos, que son aquellos que pudren la madera, se aplican una serie de medidas para dar fin a estos microorganismos. Si quieres realizar un tratamiento para la madera dañada, deberás eliminar esa zona y realizar un tratamiento profundo. Se deben colocar forros, implantes o la inyección mediante taladros de protección fungicida, aplicando por todas las áreas con muros, humedad o empotramiento.

Fungicida césped

El fungicida césped es una sustancia química que impide el crecimiento y la eliminación de hongos y mohos nocivos para las plantas. Previene que las plantas de tu jardín tenga enfermedades producidos por estos microorganismos. Es un tipo de fungicida sistémico, que se encarga de que las plantas absorban la sustancia desde las esporas de las hojas hasta la raíz, dando un efecto preventivo y curativo. La solución debe ser medida correctamente y no exceder las cantidades porque puedes acabar matando a la planta. Algunos de los fungicidas césped están compuestos por benomilo, iprodiona y fosetil. Puedes combinarlos para obtener mayor efecto.

Fungicida para plantas

El fungicida para plantas se usa para prevenir o matar los hongos, el moho o cualquier tipo de enfermedad que puede provocar la muerte de las plantas. La primavera es una de las estaciones que más hongos aparecen en las plantas de tu jardín. Esto se debe al aumento de las temperaturas y el exceso de humedad. Deberás tener mucha precaución y prevenir una posible enfermedad con un fungicida específico para las plantas. Hay una gran variedad de tipos de fungicidas para plantas, cada planta necesita un tratamiento diferente, por lo que debes emplear el fungicida más adecuado para eliminar la enfermedad.

Fungicida polivalente

El fungicida polivalente es un producto químico que se aplica sin diluir y se utiliza para prevenir y curar las posibles enfermedades que pueden contener las plantas. Estas enfermedades se generan por los hongos. Esta sustancia se puede utilizar en todos tipo de plantas como los frutales u hortícolas que contienen hongos. La aparición de estos microorganismos se debe al exceso de agua que tienen las plantas, sobre todo, en épocas donde las plantas son más regadas. Su aplicación debe ser en horas donde las temperaturas no sean altas, como la mañana o la noche, para que sea más efectivo.